“Vilnius y Débora habían empezado a ser una sociedad que no se dedicaba a nada en concreto, quizás porque deseaban evitar cualquier posibilidad de fracaso y quizás porque, además, era una sociedad que se sentía atraída por lo infraleve, por todas esas cosas -pensemos en un jabón que resbala, por ejemplo- que son, por un lado, tan ideterminadas y, por otro, tan específicas; son todo al mismo tiempo, como la vida misma.”

Aire de Dylan (cap.VI) – Enrique Vila-Matas

***

“¿Qué valor tienen las respuestas que se dan con palabras y no con la veracidad de la vida humana?… Muy poco -dice, totalmente convencido-. Son muy pocas las personas cuyas palabras concuerdan con su existencia. Cuando eso sucede, se produce una de las maravillas más raras de la vida.”

El último encuentro – Sandor Marai

***

“A la mañana siguiente, en el desayuno, Hélène se rió, se rió de verdad y me dijo: me haces gracia. Eres el único tío que conozco capaz de pensar que la amistad entre dos jueces cojos y cancerosos, que estudian a fondo expedientes de deudas en el tribuanl de primera instancia de Vienne, es un argumento fantástico. Además, no se acuestan juntos y, al final, ella muere. ¿He resumido bien? ¿Es eso, la historia?

Lo confirmé: es eso.”

De vidas ajenas (ed. Anagrama, p.93) – Emmanuel Carrère

***

“La tarjeta del cibercafé de Santa Teresa era de un rojo intenso, tanto que incluso costaba leer las letras impresas. En el dorso, de un rojo más suave, estaba dibujado un mapa que señalaba la ubicación exacta del local.  Le pidió al recepcionista que le tradujera el nombre del establecimiento. El recepcionista se rió y le dijo que se llamaba Fuego, camina conmigo.

-Parece el título de una película de David Lynch -dijo Fate.

El recepcionista se encogió de hombros y dijo que todo México era un collage de homenajes diversos y variadísimos.

-Cada cosa de este país es un homenaje a todas las cosas del mundo, incluso a las que aún no han sucedido -dijo.”

2666 – Roberto Bolaño

***

“Y la ciudad que Frida tanto amaba y tanto temía, la atacó sin piedad. En septiembre de 1925, un tranvía se estrelló contra el raquítico camión en el que Frida viajaba, le rompió la columna vertebral, el cuello, las costillas, la pelvis. Su pierna enferma sufrió ahora once fracturas. Su hombro izquierdo quedó para siempre dislocado y uno de sus pies, irremediablemente lesionado. Un pasamano le penetró por la espalda y le salió por la vagina. Al mismo tiempo, el impacto del choque dejo a Frida sangienta y desnuda, pero cubierta de oro. Despojado de la ropa, el cuero desnudo de Frida recibió, como un rocío fantástico, la llovizna de un paquete de oro en polvo que llevaba a su trabajo un artesano.

¿Puedo acaso esta mujer pintarse a sí misma sino como en el poema de Yeats, <una terrible belleza, totalmente transformada>?

El dolor, el cuerpo, la ciudad, el país. Kahlo, Frida, el arte de Frida Kahlo.”

Introducción de Carlos Fuentes al Diario de Frida Kahlo

***

Anuncios

Un comentario »

  1. Si cambiamos los cristales con que miramos u observamos lo q va ocurriendo a nuestro alrededor podemos darnos cuenta que siempre incluso en la dureza más fuerte siempre hay momentos de luz o alegría.Así nosotros debemos practicar el descubrirlos y dejar de quejarnos por minucencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s