Archivo de la categoría: San Francisco

SFO – Lo más

Estándar

La “joie de vivre”

Sus gentes tienen un ritmo y una actitud que me recuerda lo que los franceses llaman la “joie de vivre”. Hospitalidad, serenidad, lentitud. Te hablan con una tranquilidad y una serenidad, parece incluso que piensen en aquello que están diciendo y también en lo que van a añadir a continuación. Te reciben con una sonrisa y con palabras amables, pero no me refiero a los amigos, qué menos, sino a cualquiera con quien entables conversación.

El Golden Gate

Imponente. Está a todas horas plagado de turistas, pero no por ello pierde su presencia ni su dignidad. ¡Tú sí que vales!

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

SFO – Lo menos

Estándar

El Fisherman’s Wharf y su excesiva turisticidad

Como todo cuanto ha sido corroído y corrompido por el turismo exacervado, el Fisherman’s debió de ser un lugar encantador… pero ya poco queda de ello. Cuesta imaginarse ese precioso muelle de madera vieja que se aboca a la Bahía sin la legión de turistas llenando todos sus rincones, turistas llegados de cualquier parte del mundo, todos en pantalón corto, calzado cómodo y sudadera con capucha y con el rótulo de San Francisco en el pecho, entrando y saliendo como posesos de los bares, restaurantes y tiendas de suvenirs que copan todos los locales del muelle.

 

Lee el resto de esta entrada

SFO – Qué hemos hecho hasta ahora…

Estándar

Esto de estar de vacaciones es un no parar, y más cuando te entra el gusanillo aquél de ya que estoy aquí, a 10000 kms de casa, tenemos que aprovechar…, no nos podemos perder…, esto que está aquí al lado…, por una vez que estamos aquí…

¡¡Y no paramos!! ¡¡Necesitaremos vacaciones en septiembre!!

Lee el resto de esta entrada

Octo – La mascota

Estándar

Ya somos 5 en la familia. Os presento a Octo, nuestra mascota. Hasta ahora vivía en el acuario de la Bay, en SFO, pero hoy hemos estado allí de visita y nos hemos enamorado de él… hay que tener valor para enamorarse de este bichazo ¿no? Pues ahí está, que se nos ha agarrado con sus octo patas y no ha habido manera de que se quedara de nuevo en su estante.

Lee el resto de esta entrada

Emergency

Estándar

Estamos viendo la tele, antes de cenar, es un canal de la Bay Área, olimpiadas, atletismo o gimnasia, ya no sé. Aquí da gusto ver la retransmisión de las olimpiadas, pues todos los días celebran varias medallas y tanto los locutores como los atletas están siempre pletóricos de alegría. No pensamos en ello, pero somos conscientes de que estamos en EEUU, en una zona muy poblada, casas adosadas en complejos de cientos de viviendas iguales, otras zonas de casas unifamiliares con jardín, una tocando a la siguiente, millas y millas de casas con garaje y la pickup en la puerta, la bandera americana ondeando en su mástil, y con enormes autopistas de 5, 6 y en ocasiones hasta 7 carriles por dirección.

Estamos preparando la cena, decía, alguien pone mesa, otro corta la lechuga, agua en el fuego para los espaguetis… medallas y más medallas en la tele.

De repente, se ha cortado la emisión del programa que veíamos y se ha quedado la pantalla con un fondo verde oliva, aparecen unos mensajes en letra de tipografía de ordenador antiguo (como los comodore 64, ¿alguien se acuerda?). “EMERGENCY” titulan, y debajo unas frases que van apareciendo “No salgan a la calle, quédense en casa, cierren puertas y ventanas, apaguen aire acondicionado”. Una voz en off va recitando los mismos mensajes, es una voz fría y eléctrica, como lanzada por altavoces desde un micrófono lejano.

Lee el resto de esta entrada

Terremotos – Normas de uso

Estándar

En casa, nos llama la atención que en todas las habitaciones hay una linterna, bien a mano, con las pilas cargadas y a punto para ser usada. La que hay en la cocina es una linterna enorme, en un soporte atornillado a la pared.

En la mesita de noche de la habitación principal, además de la consabida linterna hay una bengala de salvamento. ¿Esperan alguna emergencia? ¿Es el amigo de Víctor, el dueño de la casa, un tarado de la prevención?

“Es por los terremotos”, nos dice Víctor.

“¿¿Terremotos?? ¿¿Qué terremotos??”, preguntamos nosotros descreídos.

Lee el resto de esta entrada